lunes, 9 de junio de 2014

Despedazando el camino de vuelta a casa
                                               veo gusanos y reyes
encadenados a la jaula de tu voz

pienso en ti cuando digo amor
y es como estar llamando a un gato muerto

despedazando el camino de vuelta a casa
veo nacer de las entrañas mismas del cemento
                             los besos del rey sin voz ni escaleras
arrodillados ante la honestidad de tu violencia

pienso en ti cuando digo amor
y es como incendiar una muchedumbre de aves quebradas.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, ¿qué tal?
Pido disculpas por mi intromisión, pero, ¿puedo preguntar por el motivo del nombre del blog?, ¿algún significado en específico?

Saludos

Antoneo Ernandez dijo...

hola andrógino. conservas tu dirección de correo electronico?

Sebastián Parancán dijo...

Como siempre, bienvenidas tus palabras a mis ojos!... Aplaudo tus letras, me gusta como se entrelazan. sería genial alguna vez leer un libro tuyo... Un abrazo

A do outro lado da xanela dijo...

Cómo no pensar...

(lo pregunto en serio, ¿cómo hacer para no pensar(le)?

Echaba de menos tus letras. Mucho. Demasiado. Me alegra estar de vuelta

Andres dijo...

Me gustan tus textos. Mañana actualizo. Promesa.

Camy dijo...

Pisoteado o no el amor camina y mata.
un beso

Pablo Adrian Quiñones dijo...

exelentes poemas me tope con este blog por casualidad un dia y me encantan los poemas que publicas

Jorge Ampuero dijo...

Me sumo al fragor indómito de tus metáforas.

Besos.

Alejandro Pizarnik dijo...

¡Ah! Cómo extraño esos versos tuyos cuando coincidían con los míos. Abrazo.