martes, 25 de junio de 2013

A pasos de mi condena
a pasos de mi crucifixión
a pasos de mis risas gastadas
   y estos labios rotos que sólo saben
              llorar a gritos

   hay un pájaro muy parecido a ti
pidiéndome ayuda.

3 comentarios:

Camy dijo...

Camila, el alma te surge a borbotones con las palabras y a la vez, son estas, las palabras, de alguien que vive el instante, sensible a todo, y que el camino cada vez es más tortuoso.
Un beso

Jorge Ampuero dijo...

Luminoso realmente, todos anidamos por dentro al pájaro de nuestros delirios.

Besos.

A do outro lado da xanela dijo...

Lástima que haya tantos pájaros mudos...