miércoles, 26 de mayo de 2010

Correré hacia la luna
siguiendo el trayecto de tus manos.

La velocidad de las estrellas
me recordará aquella fantasía:
guardar en mi risa y en el vértigo
el sabor de tu sangre.

Me esconderé en los astros muertos
y extrañaré la vigilia
que desde la ventana nos susurraba
palabras de frío y de brazos abiertos.

Acompáñame a escapar
del sonido de las avenidas
de las atmósferas de la inercia
de las horas que no renacen.

Seremos pájaros multiplicándonos en el éter
y será un mañana más violeta y amarillo.

9 comentarios:

A do outro lado da xanela dijo...

¿Seguro que será un mañana "más"?

No lo parece, a juzgar sus preliminares...

Beso!

De cenizas dijo...

Las estrellas sonríen satisfechas, recordando, cuando llega la mañana...

besos

Sandra dijo...

me encanta el final..
al usar color, lo transformas además en una obra visual..

Jean Hakunna Matatta dijo...

Hermoso!
Solo tu puedes contextuar
distancias anatomicas
separar lo tibio,
y colorear un vivir con mas sentido.

Un abrazo Camila.

Lim dijo...

Escapar de lo que nos rodea y volar al infinito, hacia el lecho de una mañana sin reservas.
Un beso.

m dijo...

letras intensas...

"Acompáñame a escapar
del sonido de las avenidas
de las atmósferas de la inercia
de las horas que no renacen"

acompáñame...

Jo dijo...

Lo que yo te diré será recíproco. (adorable tu blog)

ahora que leí me quede pensando en mapas y cartógrafos con la diferencia de que a veces no basta solo extenderlo sobre una mesa... la magia es infinita...

Daniel Ramos dijo...

Tus palabras son como las gotas que caen del cielo para mi alma, pero que no son lluvia, son un milagro.

erico dijo...

ericodibujista.blogspot.com

saludos compañera poeta de palabras