jueves, 22 de noviembre de 2012

Si vuelvo a nacer
quiero hacerlo desde las venas
de tu corazón aletargado de piedra y luciérnagas

no veo posible otro origen
no hay más                        
                                            todo nace donde este amor nace
sólo se puede resucitar desde el éter
                                           todo nace donde este amor nace
no me preguntes el nombre de dios
no me hables con esos ojos que asesinan temores
háblame fuerte para que pueda verte
                                            todo nace donde este amor nace:
desde las raíces de un árbol
donde duerme un niño y llora escapando de su reflejo en el agua

si vuelvo a nacer       
                                       escúchame bien dueño de todos los tiempos
quiero hacerlo desde las letras de tu nombre
                                       escúchame bien dueño de todos los tiempos
tus ojos pájaros todavía lloran la muerte de dios
                                      escúchame bien dueño de todos los tiempos
me encuentro caminando entre corderos sin cabeza
¿qué piensas que piensa dios?

                                    escúchame bien dueño de todos los tiempos
soy buena haciendo nidos.

por eso no veo posible otro origen
mis hijos mueren en tus brazos          no veo posible otro origen
háblame fuerte para que pueda verte
                                                            el origen es siempre el vacío
háblame fuerte para que pueda verte.

De pronto sucede                      ¿qué sucede?
                                                     lo esperado         el nacimiento desde el vacío

vuelvo a nacer
desde las venas de tu corazón aletargado de piedra y luciérnagas

Y convulsiona este planeta de arena e infancia triste
planeta de cuna mecida por dedos negros
planeta de niños friolentos y temerosos
pequeños que temen a las brujas                   pequeños ingenuos
aquí no hay brujas                                            no hay duendes
sólo pequeños caracoles que se comen
los sueños de los huertos
pequeños ingenuos                                          allí no está el terror:
en este planeta el terror
proviene de las palabras vencidas que descienden por la lengua
y no llegan a ser ideas

Fin del nacimiento
miramos al infinito a la cara y se asusta de nosotros
te cambio los nudos de mi árbol por los nidos de tu garganta.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Mírame!
necesito dilatarme en tu memoria
sentir que mi figura con tus pinceles pintas
y logres hacer eterno nuestro cosmos y nuestros ecos
agazápame en tus palma y piérdete en mis latidos
... Tengo un exceso de ti cuando no existes...
y no eres esto ni lo aquello
ni lo tuyo ni lo mío
y no puedo ser sombras bajo tu cama
ni un pájaro herido volando en el cielo de tus ojos.

Antoneo Ernandez dijo...

agh

Vagamundo dijo...

de momentos así surgen las "mejores" inspiraciones, como ésta, con su mensaje oculto, bien hilvanado, que qué pena si se quedara sin receptor.

Anónimo dijo...

...te los cambio.